SEO Cada empresa una estrategia

Por Nicolás Ghigonetto. Nota para hacer de la redacción web una oportunidad.

Encontrar una posición óptima en motores de búsqueda no es sólo una cuestión de fórmulas. Existen gurús que exponen sus técnicas de escritura que posicionan a tu empresa y sus productos en un lugar privilegiado en las listas de resultados. Sin embargo, a medida que el tiempo pasa, los buscadores (Google, Yahoo, Bing, entre otros) optimizan los sistemas de selección y privilegian aquellos que apuestan a la creatividad y originalidad. Esto está orientado a terminar con textos con repeticiones excesivas, escasos de contenidos y vacíos de sentido del tipo:

Empresa de comercio, comercio de empresa, programa de comercio, etc, etc, etc…

Estas fórmulas ya no dan resultado a la hora de elegirlas para un buen posicionamiento web. Por eso, entre lo establecido y lo que no se debe hacer, lo único que queda es crear. Si tenemos en cuenta que los avances en términos del mundo digital más que avances son revoluciones, debemos pensar una escritura revolucionaria.

Escritura impresa vs digital

En primer lugar, debemos tener en cuenta que no es lo mismo la escritura impresa que la digital (Para leer más, click aquí: MARKETING TRADICIONAL VS MARKETING DIGITAL). La mayor diferencia radica en la construcción de los bloques de sentido que se forman en uno y otro formato. En la escuela y en los manuales de redacción, nos enseñaron que las noticias, y ciertos textos informativos, debían cumplir con las 6 preguntas básicas (qué, quién, dónde, cuándo, cómo, por qué) y que todas las respuestas debían colocarse al comienzo del texto. Esto es aplicable a los textos digitales, pero, la diferencia está en el título, los subtítulos y el primer párrafo. En un texto impreso se tiende a repetir la información de las preguntas la mayor cantidad de veces en estos tres elementos. Esto ocurre por el tipo de lectura del impreso: en forma de ‘z’, es decir, renglón por renglón, de izquierda a derecha. En cambio, el lector digital realiza dos tipos de lecturas:

  • Una en forma de scaner
  • Otra por palabras claves

Nosotros debemos adaptar nuestro texto a esa lectura. Esto aumentará la cantidad de visitas y la permanencia en nuestro sitio web. Es importante que el título, subtítulo (si lo hay) y primer párrafo no reproduzcan la misma información. Si tenemos en cuenta que el lector web ‘scanea’ la página antes de detenerse en palabras claves, ya ha obtenido información que no es bueno repetir para no causar aburrimiento o desinterés. El título debe ser lo menos metafórico posible y el primer párrafo debe ingresar con una palabra llave (Keyword o lead) que enganche la lectura de un bloque informativo nuevo y relacionado al tema central que expone el título. Con esto se puede prescindir de subtítulos o bajadas que demoran la lectura del cuerpo del texto.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *